Archivos para 16 enero 2007

16
Ene
07

La familia: Convivencia y comunicación

familia.jpgPara que exista una buena convivencia debe haber una buena comunicación.

En la comunicación existen dos elementos imprescindibles: el emisor y el receptor. Si uno de los dos no quiere comunicarse por mucho que se empeñe el otro la comunicación es nula.

La vida familiar para que sea plena y satisfactoria requiere una buena convivencia y por consiguiente una buena comunicación entre sus integrantes.

A la vida familiar —señala Enrique Rojas— hay que cuidarla a base de detalles, a base de cosas pequeñas.

En efecto, la vida de una familia es un compendio de muchos detalles. El éxito de una buena convivencia lo podemos encontrar en vivir bien esos pequeños detalles que la vida nos aporta cada día.

Las relaciones en la familia deben crecer con el paso del tiempo. Si en lugar de crecer se deterioran quiere decir que esos pequeños detalles de cada día no existen.

Esto no siempre es fácil porque las personas que integran una familia tienen diferentes formas de ver la vida y diferentes formas de comportarse ante ella.

A veces ocurre que estas diferentes formas de afrontar la vida son completamente opuestas. Ocurre que muchas familias viven cara a la galería, cara a los demás en lugar de vivir cara adentro, cara a sus miembros y esto es una forma falsa y errónea de afrontar la vida.

La convivencia dentro de una familia no se compone sólo de reuniones para celebrar, acontecimientos especiales como pueden ser: festividades, cumpleaños…etc., (en definitiva reunirse para comer)

La convivencia dentro de una familia es otra cosa. La buena convivencia es ese golpe de ánimo en la espalda, escuchar cuando el otro plantea un problema, ayudar sin escatimar esfuerzos y sin contraprestaciones, ser generoso, no dar más importancia a tus problemas que a los del otro y en definitiva amar de verdad.

El político francés Clemenceau decía: “Es preciso saber lo que se quiere; cuando se quiere, hay que tener el valor de decirlo, y cuando se dice, es menester tener el coraje de realizarlo”.

La familia como núcleo de la sociedad, aunque no se lo proponga, crea un ambiente (de amor o de despego y egoísmo, de rigidez o de ternura, de orden o de anarquía, de trabajo o de vagancia, de ostentación o apariencias o de sencillez, de hipocresía o autenticidad, etc.) que influye en todos sus miembros y que luego transmite a la Sociedad.

15
Ene
07

Calidad humana

zaragoza-2007.jpg

Muy poca gente habla de calidad humana.

En esta época todos hablan de calidad de productos,de calidad de procesos, calidad de servicios, calidad de sistemas…

Muy poca gente habla de calidad humana, calidad de vida… sin ella,todo lo demás es apariencia sin fundamento.

Hablar de calidad humana es cuidar nuestros vínculos con los demás.
Necesitamos rehacer nuestros vínculos humanos. De nada sirve trabajar de sol a sol en un lugar donde no tenemos amigos y llegar cansados a un hogar en el que nadie se interesa en saber cómo nos fue.

¿Para qué trabajar tanto si nos sentimos solos?

Es triste leer un libro y no tener alguien con quien comentarlo; es doloroso sentirse preocupado y no contar con una persona a quién abrirle el corazón.

De nada vale estar al frente de una cancha de tenis, de fútbol o frente a un juego de salón; si no tenemos con quién jugar, ni con quien disfrutar ese momento.

¿Para qué tener lo que no se puede compartir?

Ni las cosas, ni el dinero poseen valor intrínseco. El valor de lo material está en su aplicación, en el servicio a alguien más o la convivencia con alguien más.

La belleza de tener, está en compartir.

La magia de luchar por una prosperidad económica, estriba ni más ni menos, en poder ver sonreír a alguien a quien le damos el privilegio de disfrutar lo que ganamos.

Eso es parte de la naturaleza humana: dar, convivir, amar, servir… ayudar…

En muchas ocasiones estamos asustados, asustados de lo que tal vez no podemos hacer; asustados de lo que pensará la gente.

Permitimos que nuestros miedos se interpongan en nuestros sueños. Decimos no, cuando queremos decir sí.

Murmuramos, cuando queremos gritar, después… después gritamos a quien no teníamos que hacerlo: ¿por qué?

Después de todo, cruzamos por esta vida una sola vez; no hay tiempo para tener miedo.

Así que intenta…, intenta aquello que no has hecho, arriésgate, participa en el maratón, escribe aquella carta, enfréntate como ganador a las cosas cotidianas.

El tiempo no regresa. No tienes nada que perder, y todo… ¡¡Todo que ganar!!

——————————————————————————————————–

“Para tener éxitos no tienes que hacer cosas extraordinarias. Haz cosas ordinarias, extraordinariamente bien.”

15
Ene
07

La vida

imagen-057.jpg

La vida es la búsqueda de horizontes nuevos. La vida no retrocede ni se detiene en el ayer. La vida es la constante sorpresa de ver que existo.

Quién tiene en su vida un “porqué”, soporta con alegría un “como”. Vivir es fácil; con-vivir, vivir-con, no es nada fácil, no se improvisa.

Convivir es la forma suprema de vivir. Vivir en el Norte es un privilegio pero a la vez una gran responsabilidad, porque el Sur también existe.

Se enseña más con la vida que con la palabra. El valor de la vida no estriba en su duración, sino en su contenido. La vida es un presente continuo.

El gran tesoro de la vida está dentro de nosotros mismos y casi siempre lo buscamos fuera. Yo no tengo mensaje; mi mensaje es mi vida.

Algunos en vez de vivir según piensan, acaban por pensar según viven.




enero 2007
L M X J V S D
    Feb »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 13 seguidores

Gracias por entrar

  • 483,904 hits

ESCRÍBEME

ptobalwordpress@gmail.com

a

Contador diario